lunes, 8 de octubre de 2012

Análisis: CSR Racing


Si tienes un iPad o un iPhone, este juego es de compra obligada, pero lo bueno es que no tendrás que pagar ni un céntimo por tenerlo.

Estamos hablando de un juego que su descarga es gratuita, pero ha medida que vamos avanzando en él llegará un punto en el que tendrás que comprar paquetes de monedas o dinero para ir mejorando el coche. Este modelo de negocio esta últimamente muy en auge, lo bueno, es que podemos jugar un tiempo y hasta cierto punto, a partir de ahí, tenemos dos opciones o lo dejamos de lado, o pagamos pequeñas transacciones para poder continuar.

Pero como bien dice nuestro refranero español, que nos quiten lo bailao. El mecanismo del juego no es otro que ganar y ganar, aplastar a nuestros oponentes, hacerles morder el polvo y convertirte en el mejor corredor de la ciudad. Para ganar en las carreras tipo drafts no tendremos otra cosa que acelerar, hacer un cambio de marchas perfecto, y darle al nitro en el momento clave. Vamos, un juego muy accesible en el que no requiere más de tres o cuatro toques por carrera en la pantalla de nuestro dispositivo.



Al principio tendremos dinero de sobra para comprar un coche de gama normalita, pero luego lo tunearemos, lo mejoraremos para que corra e incluso vuele, porque a medida que vamos ganando carreras los adversarios van que se las pelan.

Cada fase de la ciudad esta compuesta por carreras especiales, duelos, y lucha contra una banda. Está última se compone de cinco adversarios al cual más temible y más veloz. Pero tranquilos, podemos llegar sin problemas hasta la cuarta banda.

Hay que dedicarle tiempo, bastante tiempo para progresar, lo malo, que no podremos jugar tanto como queramos. Estamos sujetos al gasto de gasolina en el que tenemos un medidor con un número de celdas, cada carrera gasta una celda ganemos o perdamos. Los jefazos son dos celdas, pero tranquilos tras unas horas sin jugar o gastando monedas podremos rellenar el deposito e intentarlo de nuevo.

Podemos mejorar en el taller de todo, como por ejemplo el turbo, caja de cambios, motor, peso del chasis, ruedas, nitro, etc. No sin un gasto considerable en cada aumento de rendimiento del mismo. También pintar el coche, ponerle matricula personalizada y unos vinilos la mar de bonitos, pero bien caros.

Gráficamente el juego luce espectacular, uno de los mejores juegos en ese aspecto. Muy suave y fluido sin tiron alguno mientras juegas. Los modelados de los coches son impresionantes, y los efectos de luces son de lo mejor que veras. El sonido no pasa más alla del tema principal del juego (pegadiza eso sí) y los efectos del motor, nitro, chirrido de las ruedas etc.



Una vez en los mandos de nuestros gloriosos "cochazos" deberemos de acelerar al punto justo para hacer una buena salida, subir las marchas en el momento adecuado para conseguir el máximo desarrollo del motor y ganar metros a nuestro rival; si todo esto se queda corto, tiraremos del botón rojo que hace uso del nitro dándonos momentáneamente una potencia extra. Haremos lo imposible para ganar y llegar a ser el mejor de la ciudad.

Un juego completo y divertido hasta cierto punto, puesto que cuando más subamos de nivel, más dinero hace falta para mejorar las piezas de los coches, y esto nos terminará pasando factura, hasta tal punto que dejaremos el juego de lado. Pero las grandes partidas que nos hemos echado y los buenos ratos no te los va a quitar nadie; menos aun pensando que el juego es gratis.





0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada